¿Por qué creéis que vienen dos, y hasta tres, cristales protectores en cada paquete que compramos? Colocar bien el protector de pantalla no es una ciencia y, de hecho, es algo bastante sencillo, pero si algunos sois (somos) algo manazas, lo más seguro es que en el primer intento no quede bien. Por eso, vamos con unos consejos para poner bien el protector de pantalla y que no queden burbujas.

Cuando nos compramos un nuevo móvil, aunque también hay protectores de pantalla para tablets, para pulseras deportivas, para el Apple Watch y hasta para los módulos de las cámaras de algunos móviles, el primer impulso es protegerlo lo máximo posible para cuidar nuestra inversión. La funda y el cristal templado suelen ser compras aseguradas en cuanto tenemos un nuevo móvil.

Sin embargo, como decimos, no es tan sencillo como coger el cristal y colocarlo en la pantalla del dispositivo. Bueno, podéis hacerlo si queréis, pero no va a quedar bien. Y, a continuación, os contamos los trucos para poner bien el protector de pantalla para que no queden burbujas.

Cuanto más húmedo el ambiente, mejor

Esto es algo que no podemos controlar, pero si podéis hacerlo en el baño, mejor. Y es que, en un ambiente húmedo hay menos posibilidades de encontrar una mota de polvo. Si cae una motita de polvo, por diminuta que sea, en la pantalla mientras colocamos el protector, aparecen las temidas burbujas.

Por eso, el primer truco para que no queden burbujas al colocar el protector del móvil es colocarlo donde haya menos polvo en el ambiente.

Limpia la pantalla

Los protectores de pantalla vienen, habitualmente, con dos toallitas. La primera es húmeda para limpiar la pantalla y que no quede polvo o restos de huellas. La segunda es para secar la pantalla antes de poner el protector.

Si el protector que tenéis no trae esas toallitas, podéis hacerlo con gamuzas limpiadoras o con el spray de limpiar las gafas y un paño seco.

Protector de pantalla

Por último, coloca el protector

Lo siguiente que debéis hacer para colocar el protector de pantalla y que no queden burbujas es… pegar poco a poco el cristal. Empezad desde la parte inferior y dejarlo ”caer”. Veréis que empieza a pegarse por toda la pantalla y, si quedan algunas burbujas en los laterales, algo habitual, podéis pasar una tarjeta de crédito por encima para eliminar esas imperfecciones.

Al final, no es nada difícil, pero sí hay un par de trucos para colocar el protector de pantalla y que no queden burbujas

https://computerhoy.com